Paradojas Social Media

masred1

El entorno de la social media no está exento de paradojas. Me sorprende y me apena que, en ocasiones, evaluaciones importantes sobre proyectos de startups, dependan de votaciones en redes sociales o en plataformas al uso. La teoría podría señalar que la bondad de un proyecto en la red, debe tener una estrecha relación con la capacidad de captar adeptos, o de dinamización, por parte de los emprendedores. Tan discutible como que me canso solo de pensar en los argumentos cruzados que esto genera. No voy a hablar de eso.

Lo que ahora indico es una realidad al alcance de cualquier neófito. Recientemente un amigo mío me solicitó que le votara a su proyecto, ya que optaba a ser premiado en una de las múltiples convocatorias de distinto pelaje que pululan casi a diario por la red. Lo hice. Inmediatamente observé que mi voto había sido contabilizado.

A continuación se me ocurrió volver a votar, obviamente el sistema ni se molestó en indicarme que ya lo había hecho, simplemente no contabilizó ese nuevo voto. Cambié de navegador, volví a entrar y pulsé un nuevo voto. Como era de esperar, tampoco me lo contabilizó. La cuestión es que no me había pedido ningún dato para votar, por lo que se deduce fácilmente que el sistema, al menos en un nivel de control primario, lo que verifica es la dirección IP desde donde se produce el voto.

Arranco Tor, ese programa que ofusca la IP y que tan malamente se lleva con Google 🙂 Entro desde su navegador y le doy otro voto a mi amigo. ¡Vaya! Pues si lo ha contabilizado. Pulso en el sistema para que me vuelva a cambiar la IP, vuelvo a votar, y ya con ese le di 3 votos a mi amigo. Satisfecho con la prueba, ahí lo dejé. Al fin y al cabo el proyecto de mi amigo estaba como a 200 votos de diferencia con su inmediato superior, y tampoco era plan, solo estaba probando.

La prueba me vale para tirar por tierra muchos de los sistemas de selección, de lo que sea, que use como base el simple control de una IP. Pero sigamos con las paradojas.

Hay mucho friky tuitero que le encanta ver su nivel de reputación en la red. Usualmente, los servicios que aportan una información tan “valiosa” están basados en fórmulas, aparentemente complejas, que miden la actividad en redes sociales, el número de followers (esto es crítico:-), blogs, canales, impactos y algunos datos más. De todo ello se obtienen unas medias, y se saca un numerito que, como poco, sirve para fardar con los colegas o para agachar la cabeza y echar sapos y culebras contra esa plataforma que te acaba de escupir en la cara, diciéndote con ese número que eres un mierdecilla en las redes sociales.

Pero tranquilo, no merece la pena traumatizarse cuando puedes, por poco dinero, incrementar tu reputación en la red, si es que tanto te afecta. Al parecer, esto es importante si tu negocio está relacionado con la social media, ¿como vas a vender posicionamiento en RRSS si tu cifra de followers en Twitter no llega ni a 1000? No te preocupes, busca bien y podrás comprar lo que quieras, followers, amigos, “Me gusta”, incluso retuits, lo que necesites, además algunos influyentes ganan su dinerito extra prestando su notoriedad a terceros.

La tercera paradoja son las “Aptitudes” en LinkedIn. Me quedo de pasta de boniato cuando recibo que amigos, conocidos o, incluso, desconocidos en lo profesional (pero contactos directos) me “premian” asignándome una aptitud profesional que, casi podría jurarlo, no han podido constatar que yo la tenga. De hecho, algunos me han asignado aptitudes que ni tengo…. esto me ha llevado a pensar ¿por que lo hacen? ¿es generosidad altruista? ¿es callada admiración? ¿es la imagen que proyecto? …. o quizás…. ¿esto será como los “Me gusta”, que si yo te pongo uno espero que tu hagas lo propio como persona virtual bien educada?

Y aquí es donde engancho el principio de este post. ¿Tendremos los santos huevos de que, en un futuro, los curriculums profesionales se valoren en más o en menos en función de las aptitudes “votadas” por los contactos de cada uno? ¿O por el número Klout que tengas? Pues a lo mejor si, ya he visto de sobra que lo aparente importa más que la sustancia. (Ojo, no te enfades conmigo y vayas ahora a LinkedIn a quitarme aptitudes hombre, XD )

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s