Perdona ¡ha sido queriendo!

Es Domingo por la mañana, miro la tableta y veo que hay un mensaje en el Messenger de Facebook. No conozco a esa persona. Me dice en inglés que por favor visite una página en un enlace indefinido. No lo hago. Voy al perfil de esa persona. No la conozco. Es de un país asiático. Está marcada como que somos “amigos” en Facebook. Me sorprende. No recuerdo haber aceptado nunca esa amistad. Desactivo esa relación. La bloqueo como usuario. Observo que es un perfil aparentemente normal y que su última actividad data de hace 4 meses. O es un perfil falso o una usurpación.

En la app de LinkedIn observo que también tengo avisos. Uno es un mensaje, de alguien que tampoco conozco y que, de hecho, figura como relación de 2º nivel, es decir, que tenemos algún contacto en común. Pero esta “profesional”, en lugar de proceder en la forma “educada profesional 2.0”, solicitándole a ese contacto en común que nos presente, me envía un correo directamente para venderme sus servicios.

todoxlapasta

Su introducción no tiene desperdicio:

“Lo primero de todo, si este mensaje no tiene nada que ver con tu área de actividad, te pido que disculpes la intrusión”

Y se queda tan pancha, oiga. O sea, que si su mensaje si tiene que ver con mi quehacer profesional, ¿entonces ya ni lo considera intrusión ni se disculpa por ello?. Impresentable, en cualquiera de los 2 casos. Creo que va siendo hora de que entre todos vayamos marcando las pautas, ya que los multimillonarios propietarios de las plataformas, se resisten a implantarlas porque no les interesa.

A mi, de inicio, lo que me pide el cuerpo es poder darle 2 guantazos a cada uno por mi tiempo perdido y por sus formas de actuar. Y no bofetadas en modo bits, si no en átomos, en toda la cara. Paf! Paf! (me tendré que conformar con los bits).

En el primer caso nos movemos en la incertidumbre de presuntos practicantes ocultos y podría darse el caso de que la chica asiática exista de verdad y no tenga ni arte ni parte. Es el lado oscuro de la red. De momento es complicado. A ver cuando eliminan el anonimato en las redes sociales no profesionales…

Pero la segunda, con nombres y apellidos, con foto, con empresa y puesto que ocupa, y toda una biografía profesional; las posibilidades de que sea quien dice ser son muy elevadas. Así que, aplicando la moderna táctica política basada en la estadística, aquella de “hay que destruir el avión porque la muerte de 200 pasajeros es un daño colateral asumible para salvar la vida de miles de personas”, tendríamos que actuar con igual contundencia aunque paguen justos por pecadores.

Tengo un caso de una persona que no me habla porque no quise aceptarla en mi red de contactos de LinkedIn…. ¡tela! Pero para eso está precisamente la opción de “Aceptar” o de “Ignorar”. Es mi derecho, otra cosa es como te lo tomes.

No podemos consentir que Facebook, Twitter y LinkedIn se nos incorporen a nuestra vida cotidiana como ha sucedido con el correo spam en nuestros buzones de emails; que por mucho filtro anti-spam al final ya hemos asumido que todos los días, todos los días, nos toca barrer en nuestros buzones, mensajes no autorizados o engañosamente aceptados.

Porque si vamos sumando los tiempos perdidos con las malditas llamadas de los teleoperadores, los tiempos de espera que nos hacen sufrir los servidores, los procesos de sistemas operativos y aplicaciones, los retrasos en comunicaciones (faltas de cobertura, fallos de conexión, overflow), las actualizaciones de aplicaciones en móviles (esto es nuevo) y esa limpieza de buzones de correo que mencionaba; si a todo esto, además, le tenemos que sumar la mierda (sin perdón), que estamos ya aceptando que nos llegue a través de las redes sociales, llegaremos un día, sin duda, al colapso.

24hdiario

Yo, que pertenezco a esa agrupación (in crescendo) denominada emprendedor/autónomo, es decir, a los buscavidas que no nos espera a fin de mes un ingreso prefijado, no nos queda tiempo para nada, (curioso contrasentido cuando lo que más admira el que tiene nómina es nuestra teórica libertad de ser dueños de nuestro propio tiempo), y tendremos que radicalizar posturas si no queremos morir infoxicados mientras buscamos huecos de pura vida cualquier fin de semana (durante la semana, imposible).

¿Incremento de la productividad? Jajajajaja… a ver de donde piensas que se resta normalmente esas pérdidas de tiempo…. del trabajo, los que lo tienen y pueden, o del poco espacio de vida que te va quedando (esto último solo para los autónomos).

Aquí, en las redes, no tenemos que replicar los lentos y rebuscados procesos de aplicación del derecho civil al uso, aquí podemos actuar con iniciativas efectivas, que luego ya se alinearán con lo jurídico. Aquí se innova, y como ejemplos tenemos a change.org. Los letrados tienen aquí mucho por hacer, y la inmediatez debe ser la diferencia entre el mundo de los átomos y de los bits.

Iba a seguir ahora explicando como se podría hacer algo que haría pensar dos veces a esta chica usar LinledIn de forma tan intrusiva, pero si acaso lo haré en los comentarios si veo que realmente esto le interesa a alguien.

La red de contactos, en una plataforma profesional como LinkedIn, se toma como una colección de tarjetas de visitas que te traes de un evento para tener la libertad, a continuación, de realizar prácticas de intromisión. Si quieres vender, aprende a hacerlo, y si no sabes hacerlo usarás base de datos piratas o compradas para joder con mailing masivo, o nos demostrarás tu incapacidad comercial usando las redes sociales de esta u  otra forma de intromisión, como la de incluirnos en la asistencia a eventos sin permiso.

¿Que es que si no nunca logras acceder a tu target? ¡Pues Ajo y Agua!.

A ver si algún día LinkedIn u otra pone en marcha las “No Recomendaciones”. Es decir, yo NO recomiendo a esta persona por esto por esto y por aquello. En serio, aprended a vender sin molestar, acosar o engañar. Mira tu propio ombligo y no hagas a los demás no que no te gustaría que te hicieran a ti. La intrusión es punible. Personalmente, si dejas estas prácticas, te lo agradeceré infinito.

Anuncios

3 comentarios en “Perdona ¡ha sido queriendo!

  1. Me ha gustado mucho tu artículo, pero no entiendo mucho lo de la intromisión. Linkedin no lo conozco, pero facebook puedes aceptar o no. Lo que no me gusta es el anonimato. Yo pertenezco a ese grupo de busca vidas, como bien dices y no tengo mucho tiempo para esto sólo leo lo que me llama la atención y este fue el caso. Saludos

  2. Las practicas de relaciones en las redes llegan hasta el conocimiento y la educación (respeto) que tiene cada uno. Rob se que en esto eres algo radical pero es mejor pocisionarse como antipatico que como lelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s