Por mi culpa, por tu culpa, por nuestra inocentísima culpa

Wernher Von BraunWernher Von Braun soñaba con alcanzar el espacio, y gracias a el los Estados Unidos dieron un salto crucial en su programa aeroespacial alcanzando la Luna; pero el primer uso práctico de sus inventos acababa en la industria armamentista en forma de misiles y de su ingenio las listas en cementerios son muy largas. 

Creo que Von Braun debió sentirse francamente mal por todo ello, como yo comienzo a sentirme ahora observando el panorama que se está produciendo… no es que haya (hayamos) matado a nadie, salvo, quizás, al futuro, que no es poco.

Todos los que, desde la tecnologías de la información y de las comunicaciones, hemos ido contribuyendo, y lo seguimos haciendo, sin conocimiento de causa, a la configuración de un tecnosistema global, por el cual, cada idea innovadora llevada a la práctica, bien en un inocente juego como miniApp ejecutada en los móviles y basada en la geolocalización, bien en un original monedero electrónico o medio de pago virtual, bien en tantos y tantos inventos que han salido, o están por salir, de la materia gris de emprendedores, profesionales y/o ciudadanos de a pie, acaban produciendo procesos que están siendo aprovechados y usados para otros fines.

Los que hemos programado sistemas de control, de validación, los que fueron generando arquitecturas complejas, sistemas de gestión inteligente de la información, aquella generación de técnicas con nombres sugerentes como datamining, datamart en la era del datawarehouse, toda la mas compleja ingeniería de software aplicada a entornos de gestión, de marketing y de negocio, fueron y son simiente para la creación de un núcleo de inteligencia artificial que acaba aposentándose en los sistemas de Gobierno, como no podía ser de otra forma.

Escena de Minority Report

Sin duda, la tecnología nos atrae

Los que conocemos el potencial de las TICs y continuamos siendo idealistas, soñamos con un futuro posible, pero parece que no factible, en el que los propios individuos puedan tomar decisiones en modo participativo real, tan sencillo y tan cercano como que un barrio decida por sí mismo, y sin fórmulas abstractas de interpretaciones de mayorías, donde será ubicado el contenedor de la basura; y tan sencillo y tan global como decidir la carga impositiva general basada en necesidades concretas y aceptadas.

Tenemos plataformas que posibilitan hoy la interconexión de mil millones de personas, y nos gusta soñar con las redes sociales como instrumentos de mejora de un sistema que hace aguas y que produce tanta infelicidad por doquier, pero éstas redes acaban transformándose en contenedores de información personal para usos interesados que van dibujando un horizonte al que no me gustaría llegar.

Esa miniApp que te permite localizar tu smartphone, en caso de pérdida o robo, les sirve para localizarte a ti si lo llevas encima. Los nuevos medios de pago ubicuos permitirán, un día, retirar los billetes y las monedas de tus bolsillos, y todo el flujo monetario se hará a través de los bancos, así el control será mayor y la recaudación ejecutada en tiempo real.

Mister Smith

No seamos verdugos

Con la maravillosa iniciativa de defender a los árboles (y a pesar de las magnas inversiones realizadas para producir papel reciclado) ahora ya no te notifican oficialmente nada en formato fisico y ademas, transforman lo reactivo en proactivo, dejando a tu sola responsabilidad el acceder vía internet y dotado de firma electrónica, para comprobar si tienes algo pendiente… Y ¡ay, como te descuides!… porque ten en cuenta que…

Saben ya dónde vives, y sabrán a que hora has salido, por donde has pasado, con quien has hablado y de que, cuando, donde y que has comido, cuanto has pagado y que te queda en el banco, donde estuviste y con quien, que película fuiste a ver, lo que bebiste antes de coger el coche, la velocidad con la que pasaste por aquel cruce, cuando llegaste a casa, que libro estas leyendo en la cama y la página por la que vas,… Ah! Y también que deberías haber recogido ya aquel análisis de sangre porque tienes el colesterol por las nubes, y lo les que importa es que te encuentres bien para seguir produciendo, consumiendo y, sobretodo, contribuyendo.

Dicho esto, y pensando en nuestros hijos y en las generaciones futuras, es importante que tomemos conciencia, dejar de piar, que no sirve para nada, y hacer lo que se pueda, a partir de ahora, para evitar a toda costa, que ese posible futuro se haga realidad.

Anuncios

5 comentarios en “Por mi culpa, por tu culpa, por nuestra inocentísima culpa

  1. El progreso tecnológico y social es imparable, pero tiene consecuencias colaterales negativas que la mayoría estamos descuidando y que permitirán a una minoría seguir ejerciendo ese control que tanto nos incomoda, está bien reflexionar sobre ello de vez en cuando mientras seguimos evolucionando para evitar involucionar.

  2. Amigo Rudolf:
    Buena reflexión, colega. Tienes razón. La tecnología es aprovechada por el Poder (en todas sus facetas) para fines que no fueron pensadas. Los ejemplos que pones son muy buenos, están bien currados, y nos sirven para evitar una mirada ingenua de lo que los avances tecnológicos significan. Tanto la ciencia como la tecnología deben estar en función del bienestar del hombre, y de su dignidad, así que va a tocar vigilar entre todos. Y por otro lado, me gustaría complementar tu análisis con una visión más positiva. Pienso que parte de las TIC están ayudando a democratizar procesos, o corrijo, a crear las condiciones para que eso ocurra más pronto que tarde. Yo creo en eso, en las posibilidades que nos pueden brindar las aplicaciones sociales para la emergencia de modelos P2P, y para cambiar la asimetría y los insultantes privilegios que hoy disfrutan partes minoritarias de la sociedad. Lo que pasa es que todavía no ha cambiado la cultura que soporte eso. La cultura va por detrás, pero sospecho que estas herramientas van a funcionar como el “caballo de troya” que cambie el sistema por dentro. Ya sabes, soy un idealista…
    Ánimo, colega… seamos más optimistas…
    Un abrazo

  3. El ingenio del inventor (patentador) es sólo comparable al del usuario (innovador). Entiendo tu reflexión y la comparto en su totalidad pero es inevitable, al menos hasta donde alcanza mi humilde razón (que no mis deseos), evitar la malversación del fin de muchos de los descubrimientos tab bien intencionados. Ojalá tu visión romántica de la vida fuera compartidas por una gran mayoría de la sociedad.
    Por cierto me encantan tus post-reflexivos y se que al menos algunas conciencias remueven. Un abrazo

  4. Pues sí Rod, coincido contigo en que esto ya empieza a ser realmente el “Gran Hermano”, sin duda. Y me encanta tu sueño: lo de los contenedores de la basura sería estupendo. Yo, que vivo en El Palo, siento como muchas veces en detalles tan simples como esos el Ayuntamiento nos deja “de la mano de dios” y lamentablemente todas las tecnologías del mundo no son capaces de mejorar realmente la vida de las personas.

    Sin embargo creo que también hay casos positivos y es en esos en los que nos tenemos que centrar. Pero no lo olvidemos, sin democracia analógica, no hay democracia digital 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s