La otra historia de la Informática en España

De como se vive la industria de la Tecnología de la Información aplicada a las Pymes en España (1982 – 2007) 25 años

En los principios de la década de los 80’s las Tecnologías de la Información (TI’s) se popularizaron y llegaron al mundo empresarial con la comercialización de los primeros microordenadores; hasta entonces solo las grandes compañías disponían de su propia infraestructura tecnológica basadas en grandes sistemas (mainframes) y miniordenadores. En los 70’s se acuñó la denominación de origen:  “informática” (palabra que reunía la “información” con la “automática”), mientras que en el resto de países hispanohablantes se recogía la raíz “compu” del inglés “computer” y se usaba más el término “computación”.

Por aquel entonces no había formación reglada al respecto y los ingenieros, principalmente de telecomunicaciones e industriales, y los matemáticos (que ya disponían de una especialización cuya rama se denominaba computación) acogían los oficios de cierto nivel con sus titulaciones… Sin embargo las grandes compañías y la administración pública copaban los profesionales con estos grados de formación universitaria relacionados con las TI’s.

¿Como se gestó entonces aquella popularización de la informática? Principalmente desde las compañías relacionadas con el mobiliario de oficina. Aún hoy lo podemos comprobar con el nombre del principal evento sobre las TI’s que se celebra en España, el SIMO (Salón Internacional de Mobiliario de Oficina). Por ello la introducción de la informática en la empresa se realizó por personal, habitualmente no técnico, que hasta ese momento comercializaban cajas registradoras (NCR), fotocopiadoras (Canon, Philips/Gispert, etc.), Máquinas de Escribir (Olivetti, Brother)…

Digital

Las grandes ya llevaban muchos años aquí, IBM, Sperry, Univac, Nixdorf, Honeywell, Bull, Digital, ICL, Data General, etc. pero siempre ajenas a todo lo que no fueran grandes cuentas.

La obligada complementariedad entre hardware y software producía a su vez la necesidad de contar con personal especializado en análisis y programación, lo que, considerando que las primeras promociones de licenciados y diplomados en informática (universidad española) salieron oficialmente al mercado laboral a partir de 1984, produjo que las generaciones de profesionales que trabajaban con los primeros ordenadores personales procedieran de academias, escuelas, institutos, y otros entornos formativos diversos de los que, en su mayoría, carecían de regulación oficial de la enseñanza, así como no debemos olvidar a un porcentaje muy elevado de autodidactas que vinieron a engrosar las filas de los profesionales del desarrollo de software.

No seríamos bien nacidos si no agradeciéramos la contribución que hicieron en su día los buenos profesionales que arrancaron la sociedad de la información en nuestro país…

Sin embargo, si la formación era insuficiente en el origen, en el destino (los clientes) era totalmente nula. Fue una época dorada para los comerciales avezados que, posiblemente, de manera inconsciente en la mayoría de las ocasiones, fueron sembrando el mercado de soluciones informáticas (hardware + software) sobredimensionadas, incompletas, fallidas e/o inútiles. Así surgió una mala fama hacia la profesión y hacia los profesionales de las TI’s que aún hoy perdura y que queda patente en la errática evolución de la modernización de las Pymes españolas.

La mejor prueba de ello es la escasa concienciación, por parte de los empresarios Pymes, hacia el uso de consultores tecnológicos, suelen tener asesores financieros, jurídicos, fiscales, pero no tecnológicos. Relegando a un nivel inferior el conocimiento sobre lo que sin duda puede representar la diferencia entre el éxito o el fracaso de su empresa.

El informático es un ser raro que habla con siglas y palabras ininteligibles, precisamente para evitar que puedas comprender lo que dice, ya que siempre tratará de engañarte (Pensamiento habitual)

Esta ha sido la primera cualidad, que ha pasado a formar parte del perfil estándar de los profesionales que nos dedicamos a las TI’s en España, para la mayoría de los empresarios Pymes -no visionarios-.

La popularización de las TI’s, conoció otro hito importante con la difusión del uso de Internet a mediados de los 90’s, hecho que fue recibido y denigrado a límites extremos por los empresarios de las Pymes españolas que comparaban, y siguen comparando, la formación de alto nivel con la simple afición, los cursillos de cuatro días y, como no, la relación personal. Surgió la figura del VACAS (Vecino-Amigo-Cuñado-Aficionado-Sobrino), alguien siempre de “confianza” y generalmente de dudoso nivel de conocimiento y de profesionalidad.

No uses un VACAS

Adicionalmente es tremendamente habitual encontrarse con que el responsable de las tecnologías de la información en las pequeñas y medianas empresas son: el contable, el financiero, incluso el delineante, la secretaria/o el propio director / gerente de la empresa. Tanto un VACAS como cualquiera de los anteriores representa un escollo difícil de sortear para cualquier profesional de las TI’s que quiera mejorar una compañía desde una posición externa a la organización de la empresa.

Desgraciadamente no tenemos nada que agradecerle a estos trabajadores, ya que han sido y siguen siendo, arte y parte de la degradación de nuestra profesión, a los que se les han unido, incluso, profesionales que, por sus circunstancias, optan por adoptar actitudes mercenarias realizando su trabajo a un precio que resulta, en ocasiones, doscientas veces inferior al coste de la persona que realiza la limpieza de la oficina.

Dicho esto, el escenario no puede ser más desolador para la profesión aplicada al 98% del tejido empresarial de nuestro país, las Pymes. Resulta que, a la desconfianza por defecto hacia el profesional de las TI’s, debe añadirse el único factor importante a tener en cuenta a la hora de implementar tecnología en la empresa: el precio. Y claro, aquí ya tocamos todos los palillos… la gran cuenta que, llevada por la estrategia de la globalización, y la moda del Offshore, envía sus trabajos a la India, Filipinas, Europa del Este, Sudamérica, … en suma, a cualquier país en vías de desarrollo que tenga cierto nivel de formación y salarios por los suelos, y las Pymes al mejor postor local, que siempre habrá alguien que se ofrecerá a realizar un trabajo por menos de lo que sería razonable.

El paradigma de las páginas Web: Ante los mismos requisitos, el mismo alcance de un trabajo, el empresario se puede encontrar con dos presupuestos de esta guisa: 600 euros vs. 6.000 euros.

Lo que piensa el empresario es que el segundo es un usurero, un vivales, un ladrón… La realidad es que el segundo se queda sin margen por menos de 5.000, mientras que el primero gana 200… Los que estamos en este negocio sabemos que esto es posible, y que solo una cosa es cierta: el producto resultante de uno y de otro no tendrá nada que ver. Pero si el segundo intentara explicar su diferencia, enseguida el empresario le aplicaría el factor desconfianza.

Lo siento mucho, por todos los jóvenes (hoy ya no tan jóvenes) que hicieron una carrera de ingeniería, creyendo aquello del futuro de la profesión, en línea de pensamiento con aquellos romanos que cuando eran golpeados por Asterix u Obelix decían eso de “Alístate a la Legión, decían…. conocerás mundo, decían”

Romano acordándose de su gente

Anuncios

Un comentario en “La otra historia de la Informática en España

  1. Pingback: Aprendices de brujo e intrusismo en el ámbito Tecnológico empresarial. – Noticias y novedades de TECNOideas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s